Juan Ignacio Blanco, periodista y criminólogo conocido por sus investigaciones en el caso Alcàsser.
Inseparable del padre de Míriam, Fernando García, su empeño en no dejar las investigaciones del caso le acarreó el veto profesional de la mayor parte de los medios de comunicación; perseguido judicialmente, amenazado y acosado por demandas millonarias, todavía en la actualidad sigue padeciendo las consecuencias de no rendirse.

Fue condenado a indemnizar a los declarados injuriados por un total de 350.000 euros, así como a dos años de prisión, por las declaraciones vertidas en canal 9.
En un principio se le pedían 15 años de prisión, una pena mayor a la de asesinato.

Desde aquí queremos seguir apoyando a este gran hombre, que lo único que intentó es que la sociedad conociéramos la verdad que escondía uno de los más terribles e injustos crímenes de la crónica negra de nuestro país.

 

Anuncios