Etiquetas

, , , , , , , , ,

Segunda parte de una serie de entrevistas  que nos acercan al lado más personal del periodista y criminólogo Juan Ignacio Blanco.

En esta segunda parte , Juan Ignacio nos cuenta su punto de vista sobre cómo trabajan actualmente los medios de comunicación, su rigurosidad y transparencia  respecto a la crónica de sucesos.
También nos hablará de su actual sección “el callejón de las sombras” en el programa radiofónico que dirige Elena Merino, “Elena en el país de los Horrores”. 


Hace unos días leí un artículo en el que se hablaba de que actualmente en España operaban tres asesinos en serie como mínimo y de los que desconocemos más datos al respecto.
¿Crees que en España existe suficiente información sobre casos de asesinos en serie?

Las declaraciones del presidente de la Sociedad Española de Investigación de Perfiles Criminologicos, el policía Juan Francisco Alcaraz, no han sido -en mi opinión- muy afortunadas. Decir que “en España hay de uno a tres asesinos en serie operativos y que no han podido ser por el momento identificados y detenidos” es algo atrevido, mucho más si no se aporta ningún tipo de dato al respecto.
Desgraciadamente, en España tenemos un problema fundamental: la Policía Nacional y la Guardia Civil mantienen bases de datos completamente independientes. Esto significa que la Policía no tiene conocimiento de ningún homicidio cometido en la demarcación de la Guardia Civil, y viceversa. Algo que cualquier persona con sentido común entiende que es ilógico ya que, con toda seguridad, favorece la impunidad de delincuentes y homicidas.
Además, inexplicablemente, en España nunca se ha creado un programa similar al antiguo VICAP (The Violent Criminal Apprehension Program), ni existe ninguna Unidad especializada en Perfiles Criminales Psicológicos y Geográficos.
Hay que dejar claro que el ViCAP (creado en 1985) ha sido una herramienta utilizada en Estados Unidos en la resolución de muchos casos durante décadas, en casos antiguos o distantes geográficamente entre sí. Y ha sido particularmente valioso en la identificación y seguimiento de los asesinos en serie, ya que sin el VICAP, es decir analizando los casos por separado, no se hubiera podido establecer la relación entre ellos y un mismo agresor.
Por todo ello es lógico pensar que en España la información sobre casos de asesinos en serie sea prácticamente nula.

Lucy_Brooks

¿Es cierto lo que se dice de que “ellas matan mejor”?

Yo creo que se trata de un tópico. Las mujeres matan muchísimo menos que los hombres y, cuando lo hacen, lo hacen de forma diferente.
Lo que si es cierto es que cuando se trata de asesinatos en serie por provecho, las mujeres suelen ser mucho más cuidadosas que los hombres y utilizan medios de más difícil detección.
5355607_f260

Hablemos sobre la nueva sección en el programa de Elena Merino, “El callejón de las Sombras” . ¿Por qué tiene el mismo nombre que uno de tus antiguos programas de radio?
Por cierto, está siendo todo un éxito. ¿Qué tal es trabajar con Elena?

La llamada telefónica de Elena Merino para ofrecerme colaborar en su programa “Elena en el país de los horrores” ha sido una de las alegrías de este año que se nos va. Aunque la colaboración sea desinteresada económicamente hablando, me permite reencontrarme con la radio muchos años después y participar en un proyecto rodeado de grandes profesionales.
El nombre de “El Callejón de las Sombras” surgió más que nada por pocas ganas de pensar en uno nuevo. Además el formato -una sección dentro de un programa y media hora de duración- es muy similar al formato que tenía “El Callejón de las Sombras” en los programas que dirigía Miguel Angel García-Juez, primero en Antena 3 de Radio y después en RadioVoz.
De todas maneras el nuevo espacio todavía se está formando y en estos primeros programas estoy acercando a los oyentes varios casos de la historia negra española no muy conocidos por la mayoría. Es un intento de demostrar que en España han sucedido y suceden muchos más sucesos de los que la mayoría imagina.
Y hacerlo junto a Elena Merino es algo muy cómodo y sencillo. Trabajar con Elena es muy fácil, lo que, en mi opinión, es el mayor halago que se puede hacer al director de un programa. Además, cuando he tenido la posibilidad de tratar personalmente con ella, he comprobado su sensibilidad y humanidad. Con todos estos ingredientes trabajar con Elena Merino se convierte en algo muy agradable y satisfactorio.
1601456_1470291543252251_6073072223990296924_n

¿Por qué crees que no hay programas de crónica negra en televisión? ¿Qué condiciones deberían darse para que los hubiera? ¿Pasa lo mismo con la prensa escrita y la radio?

El periodismo en España está viviendo uno de los peores momentos de su historia, y el periodismo de sucesos el peor.
Los periodistas de sucesos han desaparecido de la mayoría de las redacciones de los medios de comunicación y la especialización se está perdiendo.
Y no es que los sucesos hayan dejado de interesar a la gente. Es a los medios de comunicación y a sus propietarios a quienes ha dejado de interesar informar sobre los llamados sucesos.
Nos hemos convertido en el país del “solo uno”. Solo existe un pederasta en España, Antonio Ortiz; un solo cadáver sin encontrar, el de Marta del Castillo; una sola chica desaparecida, Malén Ortiz; etc.
En España parece que no pasa nada, pero sí pasa. Y es una auténtica vergüenza que se nos “robe” la realidad por oscuros intereses.
Desgraciadamente, no soy nada optimista de cara a un futuro próximo. Creo que el oscurantismo se ha apoderado del periodismo de sucesos y el oscuro velo que han arrojado por encima de ellos, no se va a levantar fácilmente. Sería necesaria una total regeneración de los medios y de los periodistas, algo que yo no creo que se vaya a producir en poco tiempo.
Existe una cierta esperanza en Internet, donde los podcasts y programas de radio puedan aportar algún trabajo de investigación medianamente serio y riguroso. Sin embargo, hasta la fecha, salvo contadísimas excepciones, tampoco los programas de sucesos ni las investigaciones de sucesos en Internet, han aportado prácticamente nada de información y si mucha desinformación.

Freedom-of-press

Anuncios